martes, 17 de mayo de 2016

ORACIÓN

Líbranos, Señor,
de encontrarnos
años después,
con nuestros grandes amores.

SUPERVIVIENTES

Salimos del amor
como de una catástrofe aérea
Habíamos perdido la ropa
los papeles
a mí me faltaba un diente
y a ti la noción del tiempo
¿Era un año largo como un siglo
o un siglo corto como un día?
Por los muebles
por la casa
despojos rotos:
vasos, fotos, libros deshojados
Éramos los supervivientes
de un derrumbe
de un volcán
de las aguas arrebatadas
y nos despedimos con la vaga sensación
de haber sobrevivido
aunque no sabíamos para qué.

jueves, 10 de marzo de 2016

ARTE

Me concentré en escuchar su voz,
porque la mía no se cansa de decirme que eres tú.

Que siempre fuiste tú y que todos los caminos me llevan a tu boca,
porque se creó para mí, o a mí me crearon para perderme en ella,
no lo sé.
Pero nacieron el mismo día,
y eso fue la gota que reventó el vaso del que hasta entonces bebía.

Te quise tanto que ahora soy incapaz de odiar a otros
y mis peores sentimientos se han diluido en el amor que siento por ti.
Que estaba rota por dentro y con la llave echada por fuera
y me has expuesto como un puzzle bien formado y abierto de piernas.

Ahora todos quieren jugar conmigo y volver a deshacerme
mientras yo he colgado el "se mira pero no se toca"
en el marco que me sostiene.

Soy una obra de tu arte
que se pudre en la pared de algún museo,
mientras tú te enriqueces conmigo.

miércoles, 17 de febrero de 2016

RECOLOCACIÓN

Verte desnuda de nuevo
ha convertido mi dureza en 150 tipos distintos de fragilidad.
Ha roto mis esquemas rotos
recolocándome donde ya no me veía capaz de llegar.
Debo estarte agradecida, ayer,
porque aunque juraste no regresar
me has dejado saborearte una y otra vez.



SOLEDAD

He aquí que tú estás sola y que estoy sola.
Haces tus cosas diariamente y piensas
y yo pienso y recuerdo y estoy sola.
A la misma hora nos recordamos algo
y nos sufrimos. Como una droga mía y tuya
somos, y una locura celular nos recorre
y una sangre rebelde y sin cansancio.
Se me va a hacer llagas este cuerpo sola,
se me caerá la carne trozo a trozo.
Esto es lejía y muerte.
El corrosivo estar, el malestar
muriendo es nuestra muerte.
Ya no sé dónde estás. Yo ya he olvidado
quién eres, dónde estás, cómo te llamas.
Yo soy sólo una parte, sólo un brazo,
una mitad apenas, sólo un brazo.
Te recuerdo en mi boca y en mis manos.
Con mi lengua y mis ojos y mis manos
te sé, sabes a amor, a dulce amor, a carne,
a siembra , a flor, hueles a amor, a ti,
hueles a sal, sabes a sal, amor y a mí.
En mis labios te sé, te reconozco,
y giras y eres y miras incansable
y toda tú me suenas
dentro del corazón como mi sangre.
Te digo que estoy sola y que me faltas.
Nos faltamos, amor, y nos morimos
y nada haremos ya sino morirnos.
Esto lo sé, amor, esto sabemos.
Hoy y mañana, así, y cuando estemos
en nuestros brazos simples y cansados,
me faltarás, amor, nos faltaremos.

martes, 16 de febrero de 2016

ALWAYS



A Journey from A to B

There will be no further need for cities
or castles.

There will be no further reason for roads
or squares.

Every point will be the same as any other.

Supersurface: a model of a mental attitude…

The journey from A or B might be long or short:

in every instance it will be a constant migration.

lunes, 15 de febrero de 2016

JARDÍN

Nunca te expliqué porqué me fui,
tampoco me lo preguntaste siquiera.
Y hoy todavía me perturba
no recordar de aquella madrugada
cómo salí de tu portal y de tu vida..

Mi mente no lo quiere recordar,
pero mi corazón me tiene grabada a sangre y fuego
apareciendo en el mío hecha lluvia.
Y que allí, en aquel umbral  gélido y vacuo,
un desconocido me obsequió con todas las rosas
que tú nunca arrojaste a mis pies.

Por eso me fui,
porque en tu casa sólo habitaban
las espinas de otras flores ya marchitas
que me pinchaban a cada descuido,
y ya deberías saber lo despistada que soy.

Que me encontraste expirando libertad
y me encerraste en la primera edición de tu libro.
Y me caducaste sin salir, sin bailar y sin ti.

Sabías quién era desde el principio
pero tenías aún más claro lo que querías que fuera
y sobre todo lo que no.

Y recuerdo perfectamente que tú no eras
este esqueje ajado de ti mismo,
o al menos intentaste no serlo el tiempo
que planeabas germinar conmigo con injertos de ambos.
Pero luego te pudo la vida, tu sobria vida.

Y es que la naturaleza de uno pesa más
que todas las flores que broten de mi jardín.
Y en tu habitat sólo hay agua y luz
para mantener vivo tu capullo.





jueves, 11 de febrero de 2016

SENTENCIA

Ay, qué cerquita he estado.
Menos mal que siempre tienes los silencios precisos
para recordármelo.

lunes, 25 de enero de 2016

YO MÁS

El mayor lo siento del mundo ya empieza mal porque llega tarde. Y tarde es lo peor que se puede llegar cuando las cosas urgen tanto como tú y yo. Tarde es lo mejor que se nos ocurre ahora, este mediocre punto intermedio entre un nunca al que nosotros jamás habríamos llegado y aquel momento en el que todo esto realmente debió haber ocurrido. Pero qué le vamos a hacer, si al menos llega no pasa nada, y si pasa oye pues se le saluda y ya está.

El mayor lo siento del mundo siempre estuvo ahí, acurrucado y protegido tras cualquier silencio de duración inesperada, aguardando a que mi ego y el tuyo se callasen un poco y dejasen de una vez de incordiar. Como dos niños pequeños en la sala de espera del despacho del director, cuando sólo les preocupa aclarar quién ha empezado, y no quién es el primero que lo puede solucionar.

Una vez ellos se sentaron, bajaron la guardia y se relajaron un poco, apareció el mayor lo siento del mundo, susurrante y con la boca entornada, dejándonos casi sin aire para pronunciar. Y hubo que dar el brazo a torcer mientras nos bajamos del burro, control zeta de casi todo lo dicho, reconocer que algo estábamos haciendo mal. O mejor dicho, que no todo lo dicho fue sentido como fue dicho. Con lo que eso cuesta cuando crees acabar teniendo la razón. Pero ya se sabe, en esta vida hay que escoger, no se puede tener a la vez la razón y la felicidad.

Y es que el mayor lo siento del mundo viene siempre después de una discusión acalorada, la única actividad humana en la que las dos partes más pierden cuanto más intentan ganar. Para empezar, capacidad de escucha, que es la única necesaria para poder comunicarse y comunicar. Cerramos compuertas, nos volvimos impermeables y confundimos empatía con justicia, que es lo mismo que creerte la mentira de que hoy estás en posesión de la verdad. Pero es que encima nosotros perdimos el tiempo, y tiempo nuestro que nadie nos ha regalado, tiempo que echaremos tanto de menos cuando nos estemos echando de menos de verdad. Tiempo para disfrutarnos, tiempo para darnos cuenta de lo bien que estamos cuando estamos bien, tiempo para estar juntos y no contra los dos. Tiempo que ya da igual porque ya no existe, tiempo que no se fue, sino que lo desechamos de nuestras vidas como si nos sobrase. Tiempo que jamás volverá. Los economistas lo llaman coste de oportunidad. Yo lo llamo joder para no follar.

El mayor lo siento del mundo es consciente de todo eso y de mucho más. Por eso, al mayor lo siento del mundo le gustaría decirte que esto no volverá. Que ya aprendimos, que la discusión sufrida jamás se repetirá. Pero el mayor lo siento del mundo no te puede engañar. Es consciente y consistente, y por eso no puede pedir disculpas, porque hemos llegado hasta aquí juntitos de la manita. Los dos deberíamos aprender y tomar medidas. Y los dos sabemos cuáles son y que no serán sencillas, sabemos que dolerán. Pero las aplicaremos a todo pasado, con más cariño y seguramente con más claridad. Nadie dijo que quererse fuese a ser fácil. Lo que pasa es que siempre es más fácil quererse mal.



Salimos de ésta y lo hicimos más fuertes. Todo gracias al mayor lo siento del mundo y a la única frase con la que tiene sentido contestar:


Yo más.

lunes, 18 de enero de 2016

LUNA

Atenta
sé cómo soy:
agua

Te escucho
a pesar
de la corriente
que me atrapa

A mi corazón
a veces se le olvida
latir

A mi boca
a veces se le olvida
decir
te quiero

Y todo esto pasa
mientras tú te olvidas
de mí

No te puedo reprochar
que la luna se aleje
cada día un poco más

Que su reflejo se apague
lentamente
por las noches

Es de día
ya no hay luna
y tú no estás