jueves, 11 de junio de 2015

DES- PÍDEME



Me puedes romper las bragas como me rompiste los esquemas
pretendiendo luego examinar mis partes bajas y sacar sobresaliente.
Siempre deprisa pero sólo a veces caliente.

No entiendes que hay momentos en los que ese no es el “Kitt” de la cuestión
y que hasta el coche fantástico sabe que para encender el motor,
además de la chispa se necesita gasolina.

Vivo sin vivir en mí por ser como tú quieres que sea,
mientras me arranco las yemas de los dedos para no dejarte huella
y que no me puedas encontrar.

Porque hubo una vez que intenté gritarte todos los silencios que me dejabas
y sólo me salieron flores envenenadas que te servían de acompañamiento
para la carnaza de los demás.

Así que ahora mejor quitarse de en miedo y dejarse de medios,
que ya somos todos mayorcitos para saber lo que no nos conviene.

Que vivimos en un mundo en el que nos hacemos selfies por-no llorar
y a veces incluso nos los hacemos llorando cuando vemos por-no.

Y después nos quejamos de que estamos muy expuestos mientras subimos la exposición
en el filtro de nuestra última foto de instagram.

Reconozco que hubo un tiempo en el que lo hacía todo y demás por ti
porque me acechaba la soledad cuando sólo podía echarte de menos para mí.
Pero ahora que ya no te echo de menos ni así,
sé que esto no es soledad si no paz
y hago huelga de humildad para celebrarlo.

Y colorín colorado
nuestro tiempo se ha acabado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada