miércoles, 14 de septiembre de 2011

SURCO

Duele dormirse niña
y despertarse surco.

Abrirse de repente a la vida
con dolor de heridas de puñales.

Perforarse hasta ser túnel
por donde pasa la soledad del mundo.


Duele dormirse niña
y despertarse hielo.

Perdurar a través del tiempo
sin derretirse de boca en boca.

Existir frío, duro y mojado
anhelando el latido de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada