jueves, 15 de septiembre de 2011

AGUA

Quisiera ser agua,
diluirme,
lluvia de esta tierra desolada que es Madrid.

Mojar los labios
abrasados del asfalto

que ansía las nubes grises del invierno.

Alimentar las raíces olvidadas
y despertar dulcemente las semillas.
Hacerme yerba
para este pobre rebaño moribundo.

Me deprime su sed de tiempo.
Una soledad antigua
me devora las entrañas.


Noto cómo me bebe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada