domingo, 4 de junio de 2017

A esta mañana
la luz de la luna
la ha dejado herida
por arma blanca.

Y la del sol que asoma
vacía el surco
de todas la vida
que aún le quedaba.

A la tarde el luto
y la lluvia fría
a la noche la boda
la nieve y la calma.