jueves, 11 de febrero de 2016

SENTENCIA

Ay, qué cerquita he estado.
Menos mal que siempre tienes los silencios precisos
para recordármelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada