viernes, 27 de diciembre de 2013

TREN

Ese razonamiento que alguna vez tuvo sentido
y ese tren que encontró en su día buen destino
desaparecieron con la idea de ser libres
de ser felices, de sentir el viento en la cara
de reír a carcajadas
de quererte abrazar tan fuerte
que el tiempo se nos parara

de perderme en tus sentidos
porque los míos ya no funcionaban.

Ese tren nunca llegó
y ese razonamiento se desvaneció.



No hay comentarios:

Publicar un comentario