miércoles, 11 de septiembre de 2013

RESPIRAR

Y de repente me faltaba todo.
Todo aquello que creía que tenía...
con lo que se construye una vida
cualquiera
la mía.

Me llevó una hora salir del coche
e intentar llegar a mi portal
a sólo unos metros de distancia.

Me costó medir esa distancia en mañanas, pasados y al otro.

Me costó tanto que casi no pude respirar
porque me ahogaba.

Me asfixié con todos los nudos que he ido haciendo
por mi cuerpo
imposibles ya de desatar.

Tuve que llamar a mi única claridad,
para conseguir salir....
sólo del coche, no me engaño, para nada de mí.

Quizás mañana,
ahora me voy a dormir.

O quizás me vaya de aquí...
mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario