lunes, 9 de septiembre de 2013

PÁLPITOS

Pálpitos, pálpitos, pálpitos...
Hacen que mi corazón
palpite, palpite, palpite
deprisa, encogido.

Hasta a tropecientos mil km de distancia se puede sentir
que no latimos ni tú por mí, ni yo por ti.

Esa pequeña molestia en el pecho
es sólo cuestión de tiempo
que siga ahí.


¿Estamos empezando o acabando?

Supongo que lo más fácil es dejarlo ir,
pero...
creo que hasta entonces lo voy a disfrutar
sin presiones, sin apegos, sin lágrimas y sin sufrir.

Ya cuando lo destruyamos
tendremos tiempo de descubrir
lo imbéciles que hemos sido
mientras tanto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada