viernes, 6 de septiembre de 2013

LLAMADA

La noche había sido muy larga y muy oscura.
Quería oír tu voz. Que tus dulces palabras
me trajeran un poco de calma. Que el cariño
que sentías por mí viajara por teléfono
hacia mi corazón maltrecho y derrotado.
Quería oír tu voz y oí...

La de quien no quería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada