martes, 20 de marzo de 2012

VACíO

Ya no pueden consolarme los ríos.
Ni el sol, los pájaros o el olor a sal,
el mar.

El silencio es mi nuevo compañero de viaje
desde que dejé de escuchar tu voz
y anulé mi conciencia.

Acallé mis pensamientos
con cócteles molotov
y convertí mi mirada en un pozo sin fondo,
vacío.

Ahora me debato entre el querer y el poder.
Entre la existencia del amor y la falta de él.
Me debato en la insoportable levedad de mi ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada