martes, 10 de enero de 2012

LLORÉ

Lloré porque a partir de ahora lloraría menos,
porque nunca volvería a sentir tanto dolor
como el que tú me generabas cuando me amabas
[y cuando no].

Lloré porque yo ya no sería yo,
porque no me dejaría sufrir, ni ser sufrida,
tocar, ni ser tocada.


He perdido el gusto y voy vestida.

1 comentario:

  1. y si ya que nos rasgamos las vestiduras en un pasado no lejano y nos hemos vestido de blanco para caminar hacia delante me aceptas por fin una caña con risas?

    ResponderEliminar