domingo, 29 de enero de 2012

ASFIXIA

Ni siquiera sabía porqué estaba triste,
pero no podía deshacer el nudo de mi garganta.
Me dolía el corazón
y mis ojos vidriosos me delataban.

Me sentía avergonzada por llorar delante suya
por volver a ser tan pequeña,
y por no conseguir sacar esa desesperación de mi interior.
Cuanto más me forzaba a parar
más potente era mi llanto.

No me entendía.
Me encendía.

Y así fue como me ahogué.
Me asfixié con tanta intensidad
que me explotó el pecho
y mis pupilas quedaron dilatadas para siempre.

Pero paré de llorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario