miércoles, 26 de octubre de 2011

IRSE

Una aprende a irse a tiempo
[que no huir]
con el tiempo.
Nunca es fácil.
Espero conseguirlo algún día.

3 comentarios:

  1. Hey part time lover!
    Part time lover-time.

    ResponderEliminar
  2. EL ARTE DE SABER MARCHARSE A TIEMPO

    Lo que más me fascina de este momentazo en el que sí o sí hay que largarse, es la operación salida de las personas porque dura demasiado. La elegancia es el arte de decir basta. Y al revés, no hay nada más vulgar que pecar de exceso. Te lo dice una excesiva por vocación. Te lo cuenta esta aprendiz de despedidas.

    Hay que irse más. Porque sólo te puedes ir cuando lo haces por elección. Y porque si es por obligación, ya no te estás yendo, te están echando. Hay que saber leer cuándo uno sobra, cuándo se tiene que ir con la conciencia tranquila.
    E igual me equivoco mucho, pero creo que sólo hay una cosa más importante que el saber estar, que es el saber no estar. Quererse bien. Quedarse a gusto. Gritar tu ausencia. Y dejarlo ahí.

    Es el arte de hacer mutis. El don de desaparecer justo cuando toca. Viajarse un rato. Y viajarse lejos. Física y mentalmente. A mí, a veces, me sale. He dicho a veces y miento.

    ... y luego, siempre digo: Señor, dame paciencia...pero ya! y claro, me rio.

    ResponderEliminar
  3. Ojalá fuera tan fácil y ojalá lo hubiera comprendido antes... Pero tal y como digo es un aprendizaje, al menos para mí....

    Con el tiempo he comprendido que no me quiero tanto (ni soy tan fuerte) como para apartar lo que quiero de mi lado.

    Y a la vez también entendí que para sobrevivir a veces tienes que dejar que lo que quieres te eche de su lado (para aprender).

    Mi única ventaja en este terreno es que yo tengo la conciencia muy tranquila. Ella no.

    Eso me tranquiliza [aunque me haga una mala persona]

    Pero gracias.

    ResponderEliminar