viernes, 14 de octubre de 2011

CONDUCIR

Me fui para comprender
que no te daré más el gusto de volver.
He conducido sin rumbo
los últimos meses siguiéndote
y he tenido que regresar 
al único lugar inamovible que conozco
[con todas las cosas tal y como las dejé,
con todas las vidas marchitándose de la misma forma]
para agarrar el volante de mis emociones
dar un volantazo en dirección contaria,
enderezarlo y apretarlo junto con mis dientes
siguiendo firmemente la dirección 
que me desvíe de tus juegos.
Ahora tienes vía libre para patinar
sin obstáculos en tu camino.


Ya me cansé de seguirte, yo me quedo aquí.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada