jueves, 20 de octubre de 2011

ANGUSTIA

Escribo por supervivencia.

Que me canso de aguantarme
y de intentar comprender porqué hago de mi vida una tortura
mientras tú te miras en el espejo,
te peinas, te escondes,
la peinas, me escondes.

No tolero mi reflejo,
me rechazo.

Porque cuando sonrío para ti
bloqueo mi capacidad de pensar en otra cosa,
confundiendo mis sentidos
y disparando mi angustia
en forma de huídas y puñetazos contra la pared.

Tengo todos los nudillos rotos y me extingo.

Así es querer y no poder tener.

Y eso que no sé quién eres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada