viernes, 30 de septiembre de 2011

INQUIETA

Se complican los segundos, los minutos y las horas.
Los días se pierden en las noches y mis noches se pierden en ti.
Escucho el tiempo zumbándome en los oídos.
Lo cuento a tu encuentro.
Desaparezco mirándote, me deshago en ganas.
Tengo tu presencia por todo mi cuerpo.
Noto tu mirada cada vez que cierro los ojos.
Tus rarezas me fascinan y me inquietan
tanto como las ganas que tengo de ponerte las manos encima.
Inquieta me hallo cuando eres y estás
e inquieta me hallo cuando nuevamente eres pero no estás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario