domingo, 7 de agosto de 2011

TRAGEDIAS

Y minaste el terreno por el que pasabas
mientras intentabas manejar un mundo exterior del que no formabas parte.
Tan triste, tan vulnerable y normal
en una noche pintada de surreal,
que acaba siendo lo de siempre: insoportable.


Siento no participar en vuestros juegos de incomprendidas,
las tragedias que mascáis me resultan aburridas.


Llámame.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada