miércoles, 31 de agosto de 2011

OBLIGACIONES

Antes...

Te obligaste a mí como a clavo ardiendo
sin ser yo nada de lo que buscabas,
sabiendo que de donde no hay no se puede sacar.
Te engañaste.

Me obligué a ti porque sentía curiosidad
por bello, fácil y divertido
siendo consciente de que iba a acabar mal.
Me engañé.

Nos obligamos la una a la otra
porque estábamos cruzadas
y nos equilibrábamos en la inestabilidad de la que pendíamos.
Nos engañábamos.


Ahora...

Te obligas a alejarte de mí porque puede que llegues a estar bien
y eso te agobia.
Razonas.

Me obligo a desencantarme contigo porque no me veo repitiendo
la misma escena cada vez.
Razono.

Nos obligamos a rompernos porque preferimos anticiparnos a los acontecimientos
en vez de dejar nuestras vidas en libertad.
Razonamos.



A la mierda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario