viernes, 12 de agosto de 2011

ARMAS

No faltaba ninguna.
Las fui observando todas;
desde hondas y hachas

hasta las más modernas armas.
Ella me dijo:
¿Qué quieres para tu guerra?
Y yo escogí las palabras...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada