martes, 30 de noviembre de 2010

EXTINCIÓN

Empieza a no pesar la levedad.
Se vuelve fugaz con el paso del tiempo.
Llega el fin con su principio.
El tuyo, el mío.

Nos alcanzó el ayer
y no parece tan manido
como la nimiedad de hoy,
de mañana.

El pez se seca y el león se ahoga.
Presenciemos la última extinción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario