martes, 1 de junio de 2010

DESEOS

No quiero que me salves
y estancarte en ese rol
ni que te hundas por soportar mi carga
[peso más de lo que parece]
¿Quién te salva a ti?

Dilato la órbita de mi ombligo para que nuestra vida gire fuera de él
y que cuando sean tus cicatrices las que se abran pueda cerrártelas a besos.
Que cuando sangres por fuera pueda limpiarte por dentro
intentando sanar las antiguas heridas que escondes sin generarte nuevas llagas.
Para que cuando llores, las lágrimas que beba sean de alegría.

Pongo mi centro en tu mirada
reciprocidad de sentimientos
háblame de ti, no hables para mí
deja que vea más allá de tus ojos aún tristes.

Quiero que seas feliz conmigo
no una mártir de mi silencio
[o el tuyo] y mis miedos.

Ahora me toca a mí satisfacer todos tus deseos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario