viernes, 21 de mayo de 2010

IMPACIENCIA

Todavía me estremezco cuando recuerdo los momentos en los que me quitas el caparazón.
Todavía noto cosquillas y nervios cuando te voy a abrazar después de un instante sin verte.
Todavía me duele el corazón desde la última vez que pensé que te podría perder.

Quiero que mi tiempo siga desvaneciéndose en ti.
Quiero ser la eterna horma de tu zapato.
Quiero Berlín contigo y mucho más...

LO QUIERO YA
[me sobreviene la impaciencia]

1 comentario:

  1. Creo entenderlo. Llevo veinte años sintiendo esas cosquillas, y a día de hoy no se han atenuado.

    ResponderEliminar